Padre e Hijo: Los Griffey

Muchos dicen que en el deporte no aplica el viejo refrán “De Tal Palo Tal Astilla”, ya que a través de los años se han dado decenas de ejemplos en los cuales hijos de grandes deportistas no llegan a cumplir con las expectativas que se tienen de ellos, convirtiéndose en atletas que solo brillan por el apellido.
 
Pero, ¿qué sucede cuando un hijo supera los éxitos del padre?
 
A inicios de los años noventa en las Grandes Ligas de Beisbol se dio un hecho muy peculiar, ya que en agosto de 1990 los Marineros de Seattle anunciaron la contratación del veterano jardinero  de 40 años Ken Griffey, quien había sido dejado en libertad por los Rojos de Cincinnati el mismo año, y dada firma lo juntó con una de las joyas del conjunto, su promogénito Ken Griffey Jr.

*Seguramente la llegada del Sr. no fue para que aportara a la ofensiva, sino para apoyar y cuidar al gran prospecto del equipo que en 1988 intentó suicidadarse.

 

Marineros, que contaba con jóvenes talentos como el Jr, Tino Martínez, Randy Johnson, Omar Vizquel, entre otros, estaba prácticamente descartado de los playoff.  Tenían una distancia de 16 juegos ante los líderes de la división oeste de la Liga Americana, los Atléticos de Oakland que presumían en sus filas a los cañoneros de moda, Mark McGwire y José Canseco.

Los Griffey se convirtieron en la familia de moda en los Estados Unidos, nunca jamás se había dado el hecho de que padre e hijo jugaran beisbol en la misma época, mucho menos en el mismo equipo.

La fecha histórica fue el 31 de agosto de 1990, donde se enfrentaron Marineros y Reales en el extinto Kingdome, ahí el Sr. lució como segundo bat, mientras que The Kid lo hizo de tercero. El encuentro lo ganaron los locales 5-2 con gran actuación de Randy Johnson en el montículo.

Otra fecha interesante sería el 14 de septiembre del mismo año, los Griffey conectaron cuadrangulares espalda con espalda aquel día ante los California Angels. Justamente abriendo el encuentro castigaron al pitcher Kirk McCaskill, quien no había tirado un solo tercio cuando ya poseía tres carreras en su losa.

Ken Griffey Sr colgó los spikes en 1991, después de 18 años de carrera y haber participado en tres All Star Game. Su mejor temporada fue en 1976 con los Rojos. Aquella gran máquina roja que barrió a Yankees en la Serie Mundial, y que tenía como manager a Sparky Anderson y en sus filas a fueras de serie como Joe Morgan, Johnny Bench, Gary Nolan, Pete Rose y el mismo Griffey.

Por su parte, el Jr. continuaría su brillante carrera, convirtiéndose en una marca del beisbol en los 90s, era casi tan popular como Michael Jordan. Su imagen estaba en todas partes: juegos de video, cereales y en muchísimos comerciales. Èl alcanzó a ganar 10 guantes de oro de manera consecutiva, participó en siete Home Run Derby, ganó tanto en 1998 como en 1999, también se llevó el premio MVP en 1997, eso entre muchas de las distinciones que tuvo… los expertos lo veían superando el récord de cuadrangulares impuesto por Hank Aaron en 1976.

En 2000 se volvió a juntar con su padre, quien estaba como coach de primera base en los Rojos, sin embargo quizás no fue su mejor decisión, las lesiones evitaron que jugara cuando menos cinco temporadas completas y eso evitó que hoy estemos hablando del mejor pelotero de la historia.

En conclusión. Las estadísticas en el beisbol valen más que los hechos, los próximos años veremos al Junior ingresar al Salón de la Fama, mientras que su padre tan solo tuvo un 4% de los votos en 1997 cuando fue candidato. Algo que sí envidiará el vástago es el anillo de Serie Mundial que jamás pudo ganar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s